Escriu aquí

Psicólogos virtuales para resolver problemas muy reales

Compartir

Un día cualquiera nos levantamos y descubrimos que nos duele una pierna. Pensamos que es una cosa puntual y no hacemos caso. Pero como el dolor se repite durante los días siguientes, al final, acudimos al médico. Hacemos lo mismo cuando el resfriado ya dura demasiado, o si aparece una mancha extraña en la piel. Entonces, ¿por qué no buscamos ayuda cuando nos sentimos angustiados o deprimidos durante demasiado tiempo?

Hemos avanzado mucho como sociedad pero todavía nos quedan unas cuantas barreras por superar, y una de ellas es asumir con naturalidad que los problemas psicológicos existen y que se han de superar para que no acaben condicionando nuestra vida.

Ir al psicólogo ya no es un estigma pero todavía hay mucha gente que no lo ve claro, o tiene miedo, por eso que es una muy buena idea un servicio online que ponga en contacto a personas angustiadas con psicólogos que les ofrecen ayuda gratuitamente. Este es el servicio que ofrece la Fundación Mapfre en colaboración con la Fundación Eduardo Punset.

Apoyo Online, o Apol, es un foro abierto a las personas interesadas que permite a los visitantes leer todos los casos que se publican, acceder a la respuesta que aportan los profesionales y hacer comentarios desde la propia experiencia. Se accede desde la dirección  http://apol.fundacionmapfre.org

Desde 2009 se han atendido más de 6.200 consultas y se han aprobado 22.000 comentarios. El objetivo, como explica Encarna Expósito, psicóloga en Vidal & Espejo y colaboradora habitual de Apol, es “ofrecer orientación a las personas que nos consulten. Nuestro trabajo como psicólogos es favorecer el bienestar psicológico por medio de la comprensión del problema que el usuario expone y de la demanda que especifica”.

Precisamente uno de los avaladores de este servicio es el divulgador Eduardo Punset. Su vinculación nace de un convenio firmado en 2001 entre la Fundación Mapfre y la Fundación Eduardo Punset para contribuir a la idea de evitar el estigma y el aislamiento de las personas que sufren estos males sin poder hablarlo con nadie, y también para disminuir el grado de ignorancia sobre los medios psicológicos y de entorno disponibles.

Problemas habituales
Os debéis preguntar cuál es el perfil de las personas que acuden a este servicio. “No hay uno definido”, explica Fina Ferrer, psicóloga infantil en Vidal & Espejo y colaboradora del proyecto, “todas las personas  que piden ayuda tienen en común que sufren por algún motivo y necesitan consejo profesional. El sufrimiento humano. El sufrimiento humano es universal así que no tiene mucho sentido hablar de un perfil concreto”.

En cualquier caso sí que hay unos problemas más habituales que otros aunque Encarna Expósito destaca la variedad de las cuestiones planteadas: “Atendemos toda clase de consultas y casos de forma personalizada, que a la vez pueden ser de gran ayuda para el resto de lectores. En la plataforma se pueden leer problemáticas muy diversas, desde problemas de pareja, laborales, sexuales, en las relaciones sociales, familiares, relacionados con los hijos y con su educación…”

Seguro que muchos de vosotros os preguntaréis hasta qué punto se puede ayudar virtualmente a alguien. ¿Es posible? Fina Ferrer está convencida: “Se puede ayudar con este método, y de hecho lo hacemos. El motivo principal es que somos un equipo de 34 psicólogos con experiencia y formación en el campo científico. Las consultas online que respondemos no son muy diferentes a una primera visita en nuestro despacho. La intención del servicio Apol es ofrecer una orientación profesional para que la persona demandante pueda tomar decisiones con relación al problema que presenta”.

Así pues el servicio nos ofrece la posibilidad de un primer contacto para ver hasta qué punto nuestros problemas tienen una razón psicológica y qué podemos hacer para solucionarlos. Es una buena oportunidad para todas las personas que os sentís angustiadas, ansiosas, deprimidas y pensáis que eso es lo normal, y que no se puede hacer nada. Os recomendamos un primer contacto para descubrir que se puede vivir sin angustia, ansiedad o depresión.

 

 

Tags::

També et pot interessar

1 Comentari

  1. Antonella Menendez 17 Febrer, 2016

    Consulta interna recibiendo vuestro correo.

    Respon

Deixar un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *